COMO SER FAMILIA BENDECIDA

COMO SER UNA FAMILIA BENDECIDA

Posted on


TEMA: COMO SER UNA FAMILIA BENDECIDA POR DIOS

TEXTO: GENESIS 35:1-4

Jacob era un hombre muy bendecido por Dios, alcanzo la bendición luchando con Dios pero estaba el solo (Génesis 32:22-24)

El mayor gozo de un cristiano no es ser bendecido personalmente sino también que su familia alcance también la bendición del Señor.

Como podemos convertirnos en una familia cristiana bendecida? Veamos que nos enseña la palabra de Dios que hemos leído para comenzar esta noche:

  1. SE NECESITA QUE LA CABEZA DE LA FAMILIA OBEDEZCA LA VOZ DE DIOS (GENESIS 35:1)

El Señor le dijo a Jacob: Levántate!! Si tu como cabeza de hogar, como cabeza de familia no te levantas para buscar a Dios, difícilmente tu familia lo hará, y si lo hace puede desanimarse pronto.

No mandes a tu familia a la iglesia, ven con tu familia a la iglesia

No le digas a tu familia que oren, ora tú con ellos.

No le digas a tu familia que lean la Biblia, léela tú con ellos.

  1. UNA FAMILIA BENDECIDA ES UNA FAMILIA QUE SE CONGREGA EN LA IGLESIA (GENESIS 35:1 b)

El Señor le dijo a Jacob, sube a Betel (Casa de Dios), es verdad que Dios está en todo lugar, pero al Señor le agrada que lo busquemos en el lugar que representa su casa es decir la iglesia donde nos congregamos.

Para bendecir a Jacob el Señor le dijo que subiera a la casa de Dios, si queremos una familia bendecida tenemos que congregarnos con nuestra familia, tenemos que venir a la casa de Dios.

¿Cuantas veces tengo que congregarme? es una pregunta muy común que muchas familias se hacen, y la respuesta es: Tantas veces como puedas hacerlo, Tantas veces como sientas la necesidad, y aun cuando no sientas ni el deseo ni la necesidad tenemos que hacerlo por obediencia y agradecimiento.

Tenemos que enseñarle a nuestra familia, a nuestros hijos que no hay mejor lugar que la casa de Dios (Salmo 122:1 / Salmo 84:10)

  • UNA FAMILIA BENDECIDA SE CONGREGA CON PROPOSITO, HACE DE SU IGLESIA UN LUGAR DE ADORACION (GENESIS 35:1)

Tenemos que comprender que no solo se trata de congregarnos, sino congregarnos para lo mejor, porque también podemos congregarnos para lo peor (1 Corintios 11:17)

El Señor le dijo a Jacob que fuera a Betel, pero ahí tenía que levantar un altar, es decir tenía que ir para adorar a Dios, esto nos enseña que no se trata solo de ir al lugar sino a que vamos a ese lugar.

Qué bueno que nuestros hijos tengan amigos en la iglesia, que bueno que nuestros hijos e hijas tengan un novio o novia cristiana que se congregue en la misma iglesia, que bueno que ahí la madre de familia tenga ahí sus amigas, pero el objetivo de una familia cristiana no es ir a la iglesia a ver al novio o a la novia, a encontrarse con los amigos, TENEMOS QUE IR A ADORAR A DIOS.

No vengas a la iglesia a perder el tiempo, el objetivo principal es adorar a Dios y aprender de su palabra.

  1. LA BENDICION FAMILIAR TIENE QUE INCLUIR A TODOS LOS QUE HABITAN EN NUESTRA CASA (GENESIS 35:2)

Jacob le dijo a su familia lo que Dios le había dicho pero no solo incluyo a su familia sino también a TODOS LOS QUE CON EL ESTABAN.

El que llega a habitar en tu casa sabiendo que tu familia es una familia cristiana tiene que adorar a Dios junto contigo.

Si queremos la bendición completa de Dios en nuestra familia tenemos que incluir a los que habitan bajo nuestro techo y comen en nuestra mesa, es decir el esposo de tu hija, la esposa de tu hija, tu madre o tu padre que vive contigo, tu cuñado o cuñada que vive en tu hogar.

  1. UNA FAMILIA BENDECIDA ES UNA FAMILIA QUE QUIERE VERDADERAMENTE AGRADAR A DIOS (GENESIS 35:2-4)

Esto es muy importante: No enseñemos a nuestra familia a ser hipócritas.

En la familia de Jacob había dioses ajenos, habían personas que tenían que cambiar su manera de vestir, usaban zarcillos en sus orejas que eran usados como amuletos para la buena suerte (vs 4)

Su familia le entrego todo a Jacob para presentare delante de Dios, y Jacob los escondió debajo de una encina (vs 4b)

Que gran error es enseñarle a nuestra familia a esconder sus pecados, a esconder su estilo de vida religiosamente, solo para ir al culto, solo para que no lo vean los hermanos.

Que nuestros hijos se quiten sus aretes y piercings para ir al culto, que la hija se quite la minifalda y se ponga una falda lagar para ir a la iglesia, que el hijo o el esposo que amanecio borracho que use lentes oscuros y mastique chicle para que no se note su estilo de vida, pero que dice Dios (Proverbios 28:13)