RENCOR

¡YA NO ESTÉS AMARGADO!

Posted on Actualizado enn

TEMA: YA NO ESTES AMARGADO

TEXTO: JOB 7:11

INTRODUCCION

Cuando alguien nos dice estas palabras: “Ya no estés tan amargado…!” generalmente en nuestra vida pasa lo contrario, nos amargamos más, nos sentimos molestos, y tomamos una actitud defensiva.

Pero vale la pena primeramente comprender cual es la razón de nuestra amargura, y de manera general la amargura de nuestra vida viene principalmente por:

  1. Las situaciones que no podemos controlar

 

  1. Las situaciones que no han salido como lo habíamos planeado.

 

  1. Por la pérdida de cosas valiosas o importantes en nuestra vida.

 

  1. Por las situaciones que no podemos cambiar nosotros mismos.

Pero tenemos que comprender que la amargura no es la actitud que el Señor espera de nosotros en situaciones difíciles, tenemos que comprender que los tiempos de prueba y dificultad son permitidos por el Señor en nuestra vida para producir fe y paciencia, NO AMARGURA.

Entonces, ¿cómo podemos dejar de estar amargados? Veamos lo que nos enseña la palabra de Dios:

  1. DEJA YA DE TRATAR DE PELEAR CONTRA DIOS Y RINDETE A EL (JOB 9:4)

 

  • Muchos cristianos en su amargura piensan que haciendo berrinche harán que Dios haga lo que ellos dicen o lo que ellos quieren.

 

  • Hacer berrinche significa ponerle ultimátum a Dios, ponerle fecha límite para que resuelva un problema, decirle que ya no vamos a congregarnos, decirle con ya no vamos a seguir sirviendo si no resuelve el problema de nuestra vida.

 

  • Primero, tenemos que reconocer como lo dice el versículo que hemos leído que no podemos ganarle NUNCA a Dios (vs 14)

 

  • Segundo, tenemos que reconocer que los únicos beneficiados directamente de congregarnos, de servirle, de buscarle somos nosotros mismos (Job 22:6)

 

  • Tercero, somos nosotros los que tenemos que rendir nuestra voluntad a Dios y no el rendir su voluntad a la nuestra, si ya no quieres seguir amargado, ríndete a Dios, a su voluntad, como nuestro Señor Jesucristo nos lo enseño (Lucas 22:42)
  1. RECONOCE QUE TODAS LAS COSAS LE PERTENECEN A DIOS (SALMO 24:1)

 

  • Cuando escuchamos que todo le pertenece a Dios seguramente todos decimos amén, siempre y cuando no sean nuestras cosas.

 

  • Muchos de nosotros estamos amargados contra Dios por lo que nos ha quitado, porque lo que hemos perdido, y aunque generalmente no lo expresemos con nuestros labios, pero hay resentimiento en nuestro corazón contra Dios y eso nos tiene amargados.

 

  • Primero, tenemos que reconocer que Dios es dueño y soberano (Job 9:12) el no tiene que darnos explicaciones de lo que hace, tenemos que creer por fe que él hace siempre lo bueno.

 

  • Segundo, tenemos que comprender y aceptar en nuestro corazón que todo le pertenece a Dios, nuestra vida, nuestras posesiones, nuestra familia, etc (Job 41:11)

 

  • Tenemos que aceptar la voluntad de Dios y bendecirlo y adorarlo aun en medio del dolor de aquello que hayamos perdido y el consolara nuestro corazón (Job 1:20-21)

 

  • RECONOCE QUE DIOS TIENE UN PLAN MEJOR QUE EL TUYO (ISAIAS 55:8-9)

 

  • Quizás en este momento te sientes amargado y frustrado (FRUSTRACION: Es un sentimiento que aparece en nuestras vidas cuando no conseguimos realizar nuestros proyectos, sueños y deseos)

 

  • La frustración generalmente saca lo peor de nosotros, nos llena de amargura, de rabia, de resentimiento contra aquellas personas que sentimos que afectaron nuestros proyectos.

 

  • Pero tenemos que reconocer que muchas veces en nuestra vida Dios permite que fracasemos, que las cosas no salgan como nosotros queríamos, para que volvamos nuestra mirada hacia El y reconozcamos que Dios siempre tiene un plan mejor que el nuestro, ese plan es LA VOLUNTAD DE DIOS.

 

  • Ya no te amargues por aquellas cosas que no han salido bien, por las cosas que no han salido como tu las habías planificado, el Señor quiere que lo busquemos y confiemos de corazón que el sabe lo que tiene que hacer, que el tiene un plan perfecto para nuestra vida (Jeremías 29:11)

 

 

Anuncios

LA PUERTA QUE DESCUIDO SANSÓN

Posted on Actualizado enn

TEMA: LA PUERTA QUE DESCUIDO SANSON

TEXTO: JUECES 16:1-5

INTRODUCCION

Los versículos que hemos leído nos muestran la fuerza sobrenatural que Dios le había dado a Sansón, pero también nos muestran la historia de lo que podríamos llamar “El comienzo del fin de Sansón”

Los enemigos de Sansón lo acechaban para matarlo, y cerraron la puerta de la ciudad para poder atraparlo, pero a Sansón no le preocupaba que las puertas estuvieran cerradas, como vemos en el vs 3 Sansón se levantó de madrugada y arranco las puertas de la ciudad con sus pilares y se las echo sobre sus hombros y las llevo a la cumbre del monte.

Definitivamente a Sansón no le preocupaba ninguna puerta pues no podían detenerlo, pero Sansón tenía un enemigo que lo acechaba para matarlo, ese enemigo era satanás, y por medio de una mujer filistea llamada Dalila satanás pudo encontrar una puerta que Sansón había descuidado (vs 4) y esa puerta era su corazón.

Cuando Sansón decidió abrir la puerta de  su corazón a Dalila esa decisión al final le costó la vida, termino humillado, termino siendo un juguete de sus enemigos (18-19 y 23-25)

Esta mañana tenemos que reconocer que la puerta que descuido Sansón es la puerta que este año muchos de nosotros también hemos descuidado y hemos dado lugar al enemigo para que llene nuestro corazón de todo aquello que nos ha robado la paz, que nos ha robado el gozo, que nos ha robado la esperanza de nuestra vida.

Muchos cristianos han terminado como Sansón, siendo objeto de burla, siendo objeto de menosprecio, sirviendo de diversión para personas que no valoran sus vidas.

  • Por descuidar la puerta de nuestro corazón satanás ha logrado que muchas hijas de Dios se conviertan en el pasatiempo, en la diversión de hombres que no las aman sino que solamente las utilizan.

 

  • Por descuidar la puerta del corazón satanás ha hecho que la vida de muchos hijos de Dios sirvan de burla de los inconversos por los vicios que los tienen atrapados.

 

  • Por descuidar la puerta del corazón satanás ha logrado que muchas familias cristianas vivan llenos de pleitos, de palabras hirientes, de violencia los unos contra los otros.

 

Es tan importante no descuidar la puerta que descuido Sansón que la palabra de Dios nos manda algo que muchos no tomamos en cuenta (Proverbios 4:23)

Cada uno de nosotros debemos cuidar la puerta de nuestro corazón porque nuestra vida será un reflejo de lo que nosotros permitamos entrar a nuestro corazón.

  1. TENEMOS QUE CUIDAR LA PUERTA DE NUESTRO CORAZON PARA NO DEJAR ENTRAR EL ADULTERIO NI LA FORNICACION (HEBREOS 13:4)

 

  • Si algo causa destrozos en la vida de una persona soltera o de una persona casada es dejar que la fornicación y el adulterio entren a su corazón.

 

  • Tenemos que cuidar muy bien la puerta de nuestro corazón porque el adulterio y la fornicación siempre se presentan de maneras muy sutiles y muy atrayentes (Proverbios 5:3 / Proverbios 6:24)

 

  • Pero su final como todo pecado es de amargura y muerte (Proverbios 5:4-5)

 

  1. TENEMOS QUE CUIDAR LA PUERTA DE NUESTRO CORAZON PARA NO DEJAR ENTRAR EL RESENTIMIENTO NI EL RENCOR (AMOS 1:11)

 

  • ¿Cómo entra en rencor a nuestro corazón? Cuando decidimos no perdonar al que nos ofende y le damos lugar al diablo en nuestra vida (Efesios 4:26-27)

 

  • Tenemos que comprender que la única forma de no dejar entrar el rencor y el resentimiento a nuestra vida es siendo personas capaces de perdonar, de pasar por alto la ofensa, y nosotros los hijos de Dios podemos hacerlo porque nuestro Dios ha llenado de su amor nuestro corazón (Romanos 5:5)

 

  • El rencor es como tocar el fuego: solo te quemas tú.

 

  • El rencor es de débiles, el perdón de valientes.

 

  • TENEMOS QUE CUIDAR LA PUERTA DE NUESTRO CORAZON PARA NO DEJAR ENTRAR A LA AMARGURA (JOB 10:1)

 

  • La amargura viene a nuestro corazón cuando llegamos a creer que merecemos más de lo que tenemos y no reconocemos que en realidad no somos merecedores de nada, lo que tenemos es por la misericordia de nuestro Dios (Lamentaciones 3:21-23)
  • La amargura viene a nuestra vida cuando nos sentimos frustrados porque las cosas de nuestra vida no salen como nosotros queríamos, porque se nos olvida que Dios tiene planes mejores que los nuestros (Isaías 55:8-9)

 

  • La amargura viene a nuestra vida cuando nos sentimos desesperados porque las cosas no cambian o no se dan en el tiempo que nosotros queríamos que pasaran, porque se nos olvida que Dios conoce nuestros tiempos y el conoce cuál es el tiempo perfecto (Salmo 31:15)

 

  1. TENEMOS QUE CUIDARNOS DE NO CERRARLE LA PUERTA DE NUESTRO CORAZON AL SEÑOR (APOCALIPSIS 3:20)

 

  • Satanás viene para hurtar, matar y destruir, pero nuestro Señor Jesucristo viene a nuestra vida para darnos vida en abundancia (Juan 10:10) en abundancia de paz, en abundancia de gozo.

 

  • El gran error de la vida de muchas personas es que le abrimos la puerta de nuestro corazón al que viene a destruirnos y le cerramos la puerta al que trae para nosotros vida, salvación, perdón, y restauración.

 

  • Abre hoy la puerta de tu corazón a Cristo Jesús!!

BOSQUEJO CORTO: UNA DECISIÓN DE LIBERTAD

Posted on Actualizado enn

TEXTO: DECISION DE LIBERTAD

TEXTO: HECHOS 8:17-23

Muchas personas hoy en día ya no están presas o esclavas en vicios o adulterios, ni pornografía, para muchas personas su esclavitud es el RENCOR Y LA AMARGURA.

Muchos cristianos estamos en la misma condición de Simón en la historia que hemos leído, pensamos que las bendiciones del Espíritu Santo de Dios las podemos obtener por dinero, por lo material, pensamos que vamos a agradar a Dios solo por el dinero que ofrendamos o por el servicio que damos en la iglesia, o por las cosas que hacemos.

Simón tenía un problema en su corazón, pues no era recto para con Dios, en su corazón había hiel de amargura y estaba en prisiones de maldad.

Hiel es algo amargo producido por el hígado, pero también simboliza el resentimiento o un sentimiento de inmensa pena.

Dios quiere hacernos libres del rencor y de la amargura que hay en nuestro corazón porque un corazón lleno de amargura y rencor es un corazón triste.

La palabra de Dios nos describe perfectamente el corazón de muchos cristianos que estamos como Simon en una cárcel de rencor y de amargura

  • Secos en nuestro interior (Proverbios 17:22)

 

  • Solamente uno mismo conoce la amargura que está viviendo (Proverbios 14:10)

 

  • Nuestra vida está llena de rencillas (Proverbios 10:12)

 

  • Nuestra boca no puede alabar sino solo quejarse (Job 10:1)

 

  • Contaminamos a otros y herimos a otros (Hebreos 12:15)

 

TENEMOS QUE COMPRENDER ALGO MUY IMPORTANTE

Nuestro Dios nos dios vida a nosotros que estábamos muertos en pecados por medio del perdón (Colosenses 2:13)

Pero la única forma de poder disfrutar de esa vida que Cristo nos ha dado, una vida de gozo, de paz, de amor, es que nosotros hagamos lo mismo que el hizo por nosotros (Efesios 4:32)

PARA SER LIBRES TENEMOS QUE TOMAR UNA DECISION: En nuestra vida tenemos dos puertas que puedes elegir  LA PUERTE DE LA MUERTE que es elegir seguir odiando, seguir con resentimiento, seguir con rencor en el corazón o elegir LA PUERTA DE LA VIDA, y esa puerta de la vida ES EL PERDON (Deuteronomio 30:15/Jeremias 21:8)  ESA PUERTA ES JESUS MISMO (JUAN 10:9)

LAS AGUAS NEGRAS DEL CORAZÓN

Posted on Actualizado enn

TEMA: LAS AGUAS NEGRAS DEL CORAZÓN

TEXTO: JUAN 7:37-38

INTRODUCCION

  • Nuestro Señor Jesucristo ha prometido que cuando lo recibimos como Señor y Salvador de nuestra vida, es decir cuando bebemos de él, de su palabra, de nuestro interior, es decir de nuestro corazón, correrán ríos de agua viva.

 

  • Esa agua viva simboliza nuestra nueva vida en Cristo, ya no estamos secos espiritualmente, ya no estamos muertos en pecado, ahora el rio de Dios corre desde nuestro interior.

 

  • En apocalipsis encontramos una descripción muy linda del agua de vida que fluye del trono de Dios (Apocalipsis 22:1) es agua resplandeciente, pura, como el cristal.

 

  • Después de reflexionar en el agua viva y limpia que Dios ha hecho correr desde nuestro interior, muchos de nosotros tenemos que preguntarnos ¿Por qué parece que de mi interior lo que fluye son aguas negras?

 

  • Las aguas negras son aguas contaminadas, y ese es exactamente lo que nos está pasando a muchos cristianos, nuestra vida está contaminada por el rencor, por el resentimiento, por la amargura, por el odio, por deseos de venganza, por envidias, etc.

 

  • Pero como se ha contaminado nuestra vida, porque hemos contaminado las aguas del Señor en nuestro interior? La respuesta es que hemos descuidado lo que el Señor nos ha dicho que es lo que más tenemos que cuidar: Nuestro corazón (Proverbios 4:23)

 

  • Como lo podemos ver en el versículo que hemos leído tenemos que cuidar nuestro corazón porque de él mana, de él fluye la vida, es decir que si nuestro corazón está contaminado la vida que fluye de él estará contaminada, serán como aguas negras.

 

  • Nuestro Señor Jesús fue claro en afirmar que el hombre hace lo malo por todo lo malo que hay en su corazón (Lucas 6:45)

 

  • Pero cada uno de nosotros puede limpiar su corazón para que ya no sigan fluyendo aguas negras contaminadas desde su interior.
  1. TENEMOS QUE COMPRENDER LA IMPORTANCIA DE TENER UN CORAZON LIMPIO

 

  • Nos permite ver a Dios manifestándose en nuestra vida (Mateo 5:8) su poder, sus maravillas, sus milagros, pues Dios no puede obrar en corazones donde no hay amor, donde hay odio y rencor contra nuestros prójimos.

 

  • Es importante porque nuestras aguas negras contaminan a otras personas (Hebreos 12:15) Definitivamente que a nadie le gustaría que las aguas negras del vecino se filtren en nuestras casas, pero no nos damos cuenta que nuestras aguas negras de amargura, de críticas destructivas, de actitudes negativas motivadas por el resentimiento y el rencor están contaminando a muchas personas: Nuestra familia, nuestro cónyuge, nuestros hijos, compañeros de trabajo, etc.

 

  1. ¿QUE NECESITAMOS PARA PURIFICAR NUESTRO CORAZON Y QUE YA NO SIGAN FLUYENDO AGUAS NEGRAS DE NUESTRO INTERIOR?

 

  • Tenemos que acercarnos al Señor con sinceridad y fe (Hebreos 10:22) Estos dos son elementos indispensables para poder purificar nuestro corazón, sinceridad para con Dios, reconociendo todo lo malo que hay en nuestro corazón y teniendo fe en la misericordia del Señor para perdonarnos y limpiarnos con su preciosa sangre.

 

Tenemos que reconocer delante de Dios que todo  lo malo que hemos guardado en nuestro corazón, rencor, odio, resentimientos, lo ofende a él, pues él nos manda a perdonar como él nos ha perdonado. (1 Juan 1:9)

 

Tenemos que declarar con nuestra boca el perdón para los que nos han ofendido (Marcos 11:25)

 

  • Tenemos que pedirle a Dios que nos dé un corazón limpio y renovado (Salmo 51:10) El desde el momento que lo recibimos como Señor y salvador nos dio un corazón nuevo, nos quitó el corazón de piedra y nos dio un corazón de carne, pero nosotros no cuidamos ese nuevo corazón y lo contaminamos, es por eso que tenemos que pedirle a él que limpie nuestro corazón y que lo renueve, es decir que lo vuelva a dejar nuevo otra vez.

 

  • Tenemos que esforzarnos por mantener limpio nuestro corazón y no volvernos a contaminar (Efesios 4:26-27) Mantengamos cada día una actitud de amor, de perdón y misericordia para con nuestros prójimos.

EL DIAGNOSTICO DE DIOS

Posted on Actualizado enn

TEMA: EL DIAGNOSTICO DE DIOS
TEXTO: SALMO 139:23-24
INTRODUCCION
Definitivamente el rey David era un hombre muy valiente, no solo porque tuvo la valentía en su juventud de enfrentarse a un gigante como Goliat, o por ser un gran guerrero, sino por sus oraciones, él le pide a Dios que lo examine, que vea su corazón y mire si hay en el camino de perversidad.
Se requiere valentía para decirle a Dios que nos examine, pues de él nada se puede ocultar, pues su palabra nos dice que solo Dios conoce los más íntimos pensamientos del ser humano.
¿Podríamos nosotros decirle lo mismo a nuestro Dios? ¿Tendríamos la valentía que tuvo de David para decirle examina mi corazón y mis pensamientos y ve si hay en el camino de perversidad?
En realidad, es necesario que cada uno de nosotros recibamos de Dios el diagnostico de nuestra vida, porque quizás hoy en día hay muchos síntomas que nos están diciendo que algo no está bien:
• No hay paz ni armonía en nuestro hogar, solo conflictos
• No podemos controlar nuestro carácter, estamos insoportables.
• No podemos controlar nuestras compulsiones y nuestras debilidades.
• No somos felices.
• Nos sentimos angustiados y preocupados
• Estamos llenos de ansiedad
Es necesario conocer el diagnostico de un experto, y si alguien es experto en el ser humano es nuestro Dios, pues él es nuestro creador.
Con todos estos síntomas si el Señor nos examinara esta mañana a cada uno de nosotros, ¿Cuál sería su diagnóstico?
I) SU TERMOMETRO NOS DIRIA QUE ESTAMOS TIBIOS ESPIRITUALMENTE (APOCALIPSIS 3:15-16)

• Esto significa que nuestra vida espiritual está estancada, y esto es a causa de un bajo nivel de comunión con Dios.

• El significado de estar tibio se puede resumir en una sola palabra: DESCUIDAR, hemos descuidado nuestro tiempo de oración, hemos descuidado nuestra lectura Bíblica, hemos descuidado nuestra asistencia a la iglesia, hemos descuidado nuestro servicio a Dios.

• El Señor como médico perfecto nos da la receta para sanar la tibieza espiritual que hay en nuestra vida (2 Timoteo 1:6-7) Tenemos que avivar el fuego del don de Dios que está en nosotros, es tarea de cada uno, Dios pone el fuego de su Espíritu en nuestra vida, pero mantenerlo ardiendo es responsabilidad personal de cada uno de nosotros.

II) SU EXAMEN NOS REVELA QUE TENEMOS ALTOS VARIOS NIVELES EN NUESTRO CORAZON:

• TENEMOS ALTO NIVEL DE RENCOR (AMOS 1:11) El rencor y el resentimiento nos aleja de las personas que sentimos que nos han dañado, y eso divide la familia, afecta el matrimonio, nos trae soledad.

• Causado por la falta de perdón: (mateo 18:21-22) Setenta veces significa, las veces que sea necesario, no solo por la persona que nos ofendió sino por nuestra sanidad interior.

• TENEMOS ALTO NIVEL DE AMARGURA (JOB 10:1) Las quejas y la murmuración han llenado nuestra boca, nada nos parece bien, nada llena nuestra expectativa, todo nos parece que está mal en nuestra vida.

• Causado por la falta de agradecimiento (Colosenses 3:15 / 1 Tesalonicenses 5:18) El que quiere ser feliz hoy, tiene que cambiar su queja por agradecimiento, su amargura por gratitud, la mejor medicina para la amargura del corazón es reconocer la misericordia, la bondad, el amor de Dios sobre nuestra vida.

• TENEMOS ALTO NIVEL DE AFAN (MARCOS 4:19) La palabra de Dios no puede dar fruto en nuestra vida para transformarla porque los afanes no se lo permiten, estamos llenos de preocupación, de ansiedad, debido a los afanes y nuestro carácter se vuelve violento, contestamos hirientemente, no tenemos tiempo para Dios ni para nuestra familia.

• Causado por la falta de FE (Mateo 6:25-30) Somos hombres de poca fe porque no confiamos en su provisión, somos como los israelitas en el desierto que guardaban mana para el siguiente día, por si no caía el siguiente día, y amanecía lleno de gusanos, lo que necesitamos no es más trabajo, sino más fe en la palabra de Dios.

 

• TENEMOS ALTO NIVEL DE SOBERBIA (JEREMIAS 48:29) Este versículo describe muy bien las actitudes de muchos de nosotros, y por eso nuestra familia está dividida, nuestro matrimonio está roto, hemos perdido el amor de nuestros hijos, porque no queremos reconocer nuestros errores, no queremos reconocer que estamos equivocados.

• Causado por la falta de humildad (Proverbios 3:34) La gracia de Dios, su favor inmerecido, está disponible para los humildes, para los que reconocen su falta, para los que reconocen su error, para los que saben que necesitan ayuda y la piden.

PERMITAMOS QUE EL SEÑOR NOS SANE ESTA MAÑANA POR MEDIO DE SU PODER (JEREMIAS 33:6)

 

 

 

PERDÓNANOS NUESTRAS DEUDAS

Posted on Actualizado enn

TEMA: PERDÓNANOS NUESTRAS DEUDAS

TEXTO: MATEO 6:12

INTRODUCCIÓN

Esta noche vamos a reflexionar en la palabra de Dios sobre aquellas deudas que necesitamos que Dios nos perdone, que necesitamos que el Señor las borre, pero no son deudas económicas, sino que son deudas espirituales, son los pecados con los cuales hemos ofendido a nuestro Dios.

Todos sabemos que perdonar una deuda significa no cobrarla, es decir ya no exigir el pago sino declararla cancelada, y este día el Señor ponía en mi corazón meditar en esas famosas facturas de las que siempre hablamos, esas facturas que Dios nos cobra como consecuencia de nuestros pecados y de nuestras iniquidades, pero ¿te has dado cuenta que en el caso de muchos cristianos parecería que Dios no les cobra la factura de las consecuencias de sus errores? pero hay otros cristianos a los cuales parecería que Dios les está cobrando acá en este mundo antes de llevárselos a su presencia hasta el último pecado que cometieron en su vida,  ¿Por qué es eso así?

Podemos ver en el versículo que hemos leído que el Señor nos enseñó a orar pidiendo que esas facturas sean perdonadas, es decir que ya el pago no sea exigido. ¿Le has pedido a Dios alguna vez eso en oración? Normalmente no lo hacemos, solo pedimos perdón por el pecado que cometimos pero no le pedimos a Dios que la deuda no sea cobrada en nuestra vida, no le pedimos a Dios que esas famosas facturitas sean selladas de cancelado y el pago ya no se exija más.

Pero esta noche quiero enfocarme principalmente en la segunda parte del versículo: “como también nosotros perdonamos a nuestros deudores….”  Es decir que nosotros debemos pedir que Dios declare canceladas nuestras deudas al igual como nosotros declaramos canceladas las deudas que nuestros prójimos tienen con nosotros, y eso se llama PERDONAR.

Yo puedo pedir a Dios que cancele mi factura cuando yo también he cancelado por medio del perdón la factura de mi prójimo en mi corazón (Lucas 11:4)

Podemos sacar entonces una conclusión espiritual y doctrinal muy importante esta noche por medio de la palabra de Dios: En gran medida las facturas que Dios por medio de la vida nos cobra se deben a nuestra falta de perdón, al rencor que guardamos en nuestros corazones, ya que si nosotros queremos cobrar lo que nos deben los que nos han ofendido también el Señor nos cobra la factura a nosotros como lo vemos en la parábola de los dos deudores (Mateo 18:23-35)

Podemos ver a un hombre que le fue perdonada una deuda impagable de diez mil talentos pero luego el no tuvo la misericordia de perdonar al que apenas le debía cien denarios y notemos lo que nos dicen los versículos (34-35) Le puso en la cárcel hasta que pagara todo lo que debía y nos enseña que así hará nuestro Padre Celestial con nosotros si no perdonamos de todo corazón.

Valdría la pena que esta noche cada uno de nosotros reflexionemos como esta nuestra vida, nuestra salud, nuestras finanzas, nuestra familia, pues posiblemente muchas de las situaciones que estamos sufriendo pueden ser por causa de negarnos a perdonar a nuestros deudores, por mantener vivas esas facturas de cosas que nos hicieron en el pasado nuestros padres, nuestros hermanos, nuestra pareja, etc. Quizás queremos cobrarlas por el rencor que hay en nuestro corazón y queremos ver el mal en nuestro prójimo, queremos verlos fracasar, queremos ver que sufran así como ellos nos hicieron sufrir a nosotros y no nos damos cuenta que al no cancelar esa deuda Dios nos está cobrando a nosotros nuestra deuda.

Nuestro Señor Jesucristo dejo bien claro que para que nuestras facturas sean declaradas canceladas nosotros debemos declarar canceladas las de nuestros prójimos, esto muchas veces no queremos escucharlo o no queremos reconocerlo pero es una verdad Bíblica y espiritual (Mateo 6:14-15 / Marcos 11:25-26)

Quizás algunos de nosotros estemos pensando: Pero ¿Cuánto debo perdonar? y podemos ver en la Biblia que el apóstol Pedro le pregunto algo similar al Señor (Mateo 18:21-22) Jesús le dijo hasta setenta veces siete, es decir siempre, tenemos que perdonar siempre sin medida.

Que tenemos que hacer entonces con esas facturas pendientes de nuestros prójimos que tenemos guardadas en el corazón?

  • Primeramente arrepentirnos y pedir perdón a nuestro Dios porque nuestra falta de perdón es una ofensa contra el (Isaías 1:18)

 

  • Segundo, debemos declarar canceladas las deudas de nuestros prójimos que hemos acumulado en el corazón (Colosenses 3:13)

 

  • Tercero, experimenta la paz y el gozo que viene como bendición de Dios por el perdón (Salmo 51:12)

 

 

¿PORQUE ESTOY TAN AMARGADO?

Posted on

TEMA: ¿PORQUE ESTOY TAN AMARGADO?

TEXTO: EFESIOS 4:31-32

INTRODUCCION

Esta es una pregunta que generalmente siempre le hacemos a otra persona, pero que rara vez nos la hacemos a nosotros mismos, pues siempre notamos la amargura de los demás, pero nos cuesta darnos cuenta de la amargura que tenemos nosotros en nuestro corazón.

La amargura es como una raíz, que no se ve, que está siempre en el interior, pero que nos hace que demos sus frutos:

  • Enojo
  • Ira
  • Palabras hirientes
  • Critica
  • Baja autoestima
  • Les gusta hacer sentir mal a los demás.

Pero tenemos que preguntarnos  ¿Cómo llego esa amargura a nuestra vida? El problema es que muchos de nosotros no sabemos las causas reales de nuestra amargura, y lo más fácil es echar la culpa a los demás, a nuestra esposa o a nuestro esposo, a nuestros padres, a otras personas.

Veamos en la palabra de Dios la respuesta a esa pregunta y cómo podemos quitar de nuestra vida esa amargura que nos está robando el gozo de nuestra vida:

Porque estoy tan amargado?

  1. PORQUE HE DESCUIDADO MI RELACION PERSONAL CON DIOS (SALMO 104:33-34 / SALMO 119:103)

Una pregunta inevitable cuando estamos amargados es ¿He tenido tiempo para Dios?

Un cristiano que no tiene relación con el Señor es un cristiano sin gozo, sin paz, lleno de afanes, lleno de angustia y todo eso produce amargura.

Cuando descuidamos nuestra relación con el Señor siempre estamos cargados y abrumados por los problemas de la vida, nos sentimos cansados, y esas cargas y ese cansancio produce amargura en nuestro corazón, tenemos que venir a el   y poner  nuestras cargas en sus manos (Mateo 11:28)

  1. PORQUE ME HE NEGADO A PERDONAR A LOS QUE ME HAN OFENDIDO (EFESIOS 4:26-27)

No dejar que el sol se ponga sobre nuestro enojo significa perdonar al que me ha ofendido y no dejar que mi corazón se llene de rencor y de resentimiento.

Pero esto no es solamente para agradar a Dios, sino también para cuidar nuestro corazón, pues la persona que no perdona poco a poco se va llenando de amargura.

Si estamos amargados es porque hemos permitido que nuestro corazón se llene de rencor, es porque seguimos molestos, enojados, llenos de heridas que no hemos querido sanar.

Y si nuestro corazón está dañado todo esto se manifestara en nuestra vida, (Proverbios 4:23)

Tenemos que perdonar porque el perdón es el antídoto más poderoso para la amargura, el perdón limpia el corazón, el perdón sana las heridas, el perdón trae verdadera paz al corazón (Mateo 18:21-22)

Alguien podría decir: ¿Por qué nos manda perdonar tanto? Y la respuesta es porque el que perdona es aún  más beneficiado que el que recibe el perdón.

  • PORQUE NO TENGO UN CORAZON AGRADECIDO CON DIOS (PROVERBIOS 15:15)

Otra manera de traducir lo que significa Afligido es: Triste, Acongojado y Amargado.Y la palabra Contento significa: Estar alegre, feliz y satisfecho con lo que se tiene.

Esta mañana tenemos que hacernos algunas preguntas muy importantes

¿Soy amargado o soy agradecido?

¿Estoy agradecido por lo que soy ahora como persona o estoy amargado por lo que no pude llegar a ser?

NUNCA ES TARDE PARA COMENZAR: (Filipenses 4:13)

¿Estoy agradecido con las personas que están hoy conmigo en la vida o estoy amargado por las personas que no quiere estar conmigo?

RECONOCE QUIENES VERDADERAMENTE ESTAN CONTIGO EN TUS MOMENTOS DE AFLICCION (1Samuel 22:1)

¿Tengo lo necesario para vivir? ¿Estoy agradecido por ello o estás amargado porque quiero tener más?

TENGAMOS CONTENTAMIENTO Y AGRADECIMIENTO POR TODO LO QUE DIOS NOS DA (1 Timoteo 6:8)