SERMON SOBRE JERICO

LOS MUROS CAERAN

Posted on Actualizado enn

TEMA: LOS MUROS CAERAN

TEXTO: JOSUE 6:1-5

El Señor había dado a Josué la tierra de Canaán como posesión de Israel, pero tenían que conquistarla, para tomar posesión de la tierra habían ciudades amuralladas, y esos muros eran obstáculos para la conquista de la tierra prometida, por lo tanto tenían que caer.

Este año tenemos que conquistar, avanzar, pero al igual que Israel nos encontraremos con muros que serán obstáculos en los proyectos de nuestra vida.

Esos muros pueden ser personas, pueden ser dificultades, pueden ser oposición del enemigo, puede ser delincuencia, amenazas, etc.

Aprendamos de como Israel pudo derribar los muros de Jericó para poder conquistar y avanzar en la tierra prometida:

PUBLICACION DE AYER EN EL PERIODICO: Las dificultades, los problemas, los conflictos que se nos presentan en el diario vivir no pueden ser una excusa para justificar una vida triste, empobrecida y sin futuro.

Que los muros que encuentres este año en tu vida no sean una excusa para no avanzar, sino más bien una motivación para derribarlos con el poder de nuestro Dios.

  1. LOS MUROS CAERAN CUANDO LOS ENFRENTEMOS USANDO LA ESTRATEGIA DE DIOS (VS 2-3)

ESTRATEGIA: estrategia deriva del latín strategĭa, que a su vez procede de dos términos griegos: stratos (“ejército”) y agein (“conductor”, “guía”) es decir que la estrategia es la guía para la batalla.

Nosotros como cristianos debemos de confiar nuestra batallas al Señor, siempre que peleamos nuestras batallas a nuestra manera no tendremos victoria.

Tenemos que permitir que nuestro Dios sea el capitán de nuestra batalla, dejarnos guiar por él, dejar que el pelee nuestra batalla (Salmo 37:5)

Debemos renunciar a las estrategias del mundo, basadas en la astucia, en la corrupción, en la violencia, en la intimidación, si vemos el muro de Jerico cayo sin ninguna arma, solo la obediencia a Dios.

OBEDIENCIA Y CONFIANZA EN DIOS ES LA MEJOR ARMA DEL CRISTIANO

  1. LOS MUROS CAERAN CUANDO APRENDAMOS A CALLARNOS Y DEJAR QUE DIOS OBRE A SU MANERA (JOSUE 6:10)

El pueblo tenía una orden: No griten ni se oiga vuestra voz, ni salga palabra de vuestra boca, si hubieran hablado quizás habrían críticas en contra de Moisés, quizás palabras de desánimo, tenemos que aprender a guardar silencio y creer (Salmo 37:7)

Anuncios